Los trastornos de ansiedad más frecuentes

 

Muchas personas sufren ansiedad en su día a día.

 

La ansiedad puede afectar tanto a niños como adultos y puede resultar muy limitante si la ansiedad es intensa y continuada.

 

A continuación, describiremos brevemente algunos de los trastornos de ansiedad más frecuentes, para que sirvan de guía básica y que ayuden a la persona y a su familia a decidir si realizan una consulta con un especialista.


Los problemas de ansiedad más frecuentes

  • Trastorno de ansiedad generalizada
La persona con ansiedad generalizada padece ansiedad y preocupación excesiva ante multitud de situaciones de su vida diaria durante largo tiempo. Le dificulta realizar tareas cotidianas como trabajar, estudiar, desplazarse, entablar conversaciones, hacer tareas domésticas. La persona sufre de ansiedad de manera diaria y en diversas situaciones y además anticipa situaciones futuras que le causen ansiedad, preocupándose en exceso por algo que aún no ha ocurrido. Puede darse tanto en niños como en adultos, y también se percibe irritabilidad, fatiga, problemas de concentración, impaciencia, inquietud, intranquilidad, tensión muscular y problemas en el sueño.
  • Agorafobia
A nivel popular, se confunde la agorafobia con "miedo a los espacios abiertos". En realidad, la agorafobia es un trastorno muy incapacitante que genera elevado malestar a la persona que lo padece y en realidad es "miedo a sufrir un ataque de ansiedad". La persona tiene preocupaciones excesivas y ansiedad sobre sufrir descontrol y que le ocurra algo en un lugar público y que nadie le pueda ayudar. La persona tiene ansiedad excesiva tanto en forma de pensamientos recurrentes como síntomas físicos de ansiedad: taquicardias, ahogo, hiperventilación, sudores, mareos, problemas intestinales, miedo a perder el control, miedo a volverse loco, miedo a padecer un infarto.
  • Trastorno de ataques de pánico
Un ataque de pánico o crisis de angustia es la aparición súbita, repentina de síntomas de ansiedad y de una intensidad moderada-alta. Suelen ser de corta duración, alcanzando el pico máximo a los 10 minutos. Lo más frecuente es que la persona experimente: palpitaciones, sacudidas cardíacas, sudoración, temblores, sensación de ahogo, opresión torácica, mareo, nauseas, miedo a perder el control, miedo a padecer un infarto, hormigueo en las piernas, escalofríos.
  • Fobias específicas
Temor y preocupación excesiva ante la presencia de un objeto o situación determinada. La persona reconoce que el miedo es irracional, pero no puede evitar el miedo y ansiedad. La ansiedad en niños puede aparecer en forma de lloros, irritabilidad, inhibición, berrinches y búsqueda del cuidador. La persona tiende a evitar o huir de aquello que teme. Las fobias más frecuentes son:

 

- fobia a volar
- fobia social
- fobia a insectos
- fobia a perros
- miedo a hablar en público
- miedo a las agujas, inyecciones
- fobia a la oscuridad
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

El trastorno obsesivo-compulsivo es una de las cinco enfermedades mentales más frecuentes. Puede aparecer tanto en edad infantil como en adultos. La persona padece pensamientos recurrentes llamadas obsesiones que le causan elevado malestar. Puede ocurrir que la persona realice rituales o compulsiones. Las compulsiones más frecuentes son: lavado de manos repetitivo y ritualista, puesta en orden de objetos, obsesión por la limpieza y el orden, comprobaciones, rituales mentales...

 

 



Categorías:


Escribir comentario

Comentarios: 0